Despues De La Tormenta Llega La Calma – Capítulo 3

SANGRE CARMESI

Luego de toda la conmoción nos dirigimos a la cocina, prepare un poco de te; él solo miraba por sobre sus pies, sentado en una esquina de la mesa, no pronunciaba sonido. Tome la taza y la coloque junto al pan, comencé por cortar una pequeña rodaja en el preciso instante en que me pregunto:
Padre Nicolás usted… eh…
Alguna vez….se ha tocado?
Sin mediar palabra mi mano se descontrolo en un repentino zig zag.
AUCH..!!! La sangre comenzaba por brotar…Mientras unas suaves pero masculinas manos me tomaron. Lentamente coloco mi dedo índice sobre sus labios en un movimiento casi sensual.
Comenzó por sorber y lamer muy despacio – el tiempo parecía detenerse.
La sangre se mezclaba en una danza, con esos labios color carmesí. Sentí como cada parte de mi cuerpo se entumecía desde las punta de mis pies terminando con una sutil punzada en mi estomago.
Que haces?? Déjalo!- Grite sin darme cuenta.
Me levante y me dirigí al lavatorio, mi cuerpo no respondía solo atine a cubrirme con mis vestiduras..
Que es esto? Que me pasa?
Una Erección!!! -OH dios!
La presión que sostenía sobre mi mano era tan fuerte que me sentía desgarrar por completo.
Por favor ven en otra ocasión
Se alzo sobre su silla y se paro a mis espaldas.
Padre no me ha contestado..
Lo siento… reza mucho hijo.- solo esa es fue mi respuesta.
Giro su cuerpo y camino hacia la puerta, segundos antes de tomar el picaporte, volteo ligeramente su rostro. Una sutil pero picara sonrisa se formo en sus labios.
Padre Nicolás Solo los incorruptos logran entrar al cielo? Pues claro… le conteste sin percatarme de sus verdaderas intenciones.
Ya veo…AL PARECER LE ESPERA UN CASTIGO…
Cerró la puerta y yo me quede sin aliento y una fría sensación me paralizo por completo.
Quien es?
Que pretende?.. solo más preguntas surgían en mi mente, con una misma respuesta: Será aquel envilecido* que ha venido a tentarme…

Nota: * significa corrompido.

Indica que te ha gustado...
...y comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *