La Última Lluvia – Capítulo 4

Que tal Angel de la ejecución, o mejor… Angel Ejecutor!
-No te mereces ese nombre
-En realidad sí…mate a dos ángeles de rango mayor siendo yo el angel de menor rango de la orden…pero dejemos estar mi situación… que tal todo amigo? Subiste de rango? O Dai paso de ti como de la mierda?
-Soy el angel de mediodia…
-Asi que Dai no solo fue benevolo…Jodido hipocrita!
-¡Callate! ¡Te matare!- Regon alargo los brazos hacia Lagon y unas serpientes de un color rojo rubi se enrosacaron en sus brazos… parecia mejor dicho ser parte de los brazos, no vacilo y empezo a disparar bolas de fuego, un fuego brillante como el oro pulido.
Lagon alzó un escudo ante Mayla y él, las bolas de fuego fueron absorbidas por el escudo, salieron unas pequeñas bocas de un color negro que se tragaron las bolas, para sorpresa de Regon.
-¡¿EL DEVORADOR!? ¡¿COMO!?- su cara estaba descompuesta por el horror.
-Han pasado muchas cosas…- Lagon retiro su escudo pero no el de Mayla, sin decir ninguna palabra alargo su brazo inquierdo hacia delante y de sus brazos salieron unas rosas azules que se alargaban y creaban unas cuerdas de espinas negras rodeadas por un leve fulgor azul zafiro, después por una llamas de azul diamante que ataron a Regon y lo dejaron inmovilizado, y le taparon la boca.
Lagon aun tenia los ojos cerrados, estaba ante Mayla, dirijio su brazo derecho hacia ella y dijo- “Azro ema”- “Yo te amo” en la antigua lengua de los montañeses, el pueblo de Mayla.
Despues una aura azul la rodeó y poco a poco su cuerpo fue desvanciendose hasta no quedar nada de ella, todo se quedo sumido en un mortal silenció. Pocos segundos después Regon se libero de sus ataduras.
-¡Esto acaba aquí Lagon!-Regon alzo el brazo izquierdo en señal de aviso y de todas lados aparecieron hombre con tunicas de color blanco puro con los ojos emitiendo magia, preparados para atacar.
-¡¿ Angeles!?
-El ejercito de la orden, Lagon, tan solo tenia que entretenerte hasta que llegaran, eres nuestro objetivo, y
-…Nunca dejamos escapar un objetivo- termino Lagon antes de que Regon pudiera seguir la frase.
-La orden ha crecido Lagon, ahora controlamos mas de medio Khalios, y en poco tiempo llegaremos a invadir las montañas, es cuestion de meses…
-¡Cabrones! ¡¿Asi que primero yo y después ellos no?!
-Primero vamos a por la molestia principal, después a por la mierda de montañas.
-Regon no te creas lo que ha dicho Dai, es todo una ¡puta farsa! Quieren controlar toda la region de Erios, solo quieren poder… ¡como cualquier puto Rey de Khalios! ¡No es diferente!
-¡Callate!- Chasqueo los dedos y la lluvia se convirtio ahora en una espesa niebla teñida de un rojo sangre.
Jodido cabron, podia ver a traves de la oscuridad pero no en la niebla-Regon lo sabia.

Indica que te ha gustado...
...y comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *