Patlabor: La polic铆a m贸vil

A finales de los ochenta, sucedi贸 algo que muy pocas veces ha ocurrido en la historia del manganime. Bajo el nombre de Headgear, se form贸 un grupo del que formaban parte alguno de los pesos pesados del mundillo, como el director y guionista Mamoru Oshii, la dise帽adora Akemi Takada o el mangaka Masami Yuuki, alianza a la que posteriormente se un unir铆an otros como el compositor Kenji Kawai. El prop贸sito: realizar un proyecto donde se mezclasen mechas y relaciones humanas y donde tuvieran completa libertad creativa.As铆 naci贸 el fen贸meno Patlabor.

AL RICO MECHA

Debido al boom inmobiliario, a finales del siglo XX el precio de la vivienda se ha disparado, especialmente en la zona de Tokyo y alrededores, por lo que las empresas constructoras buscan una forma m谩s r谩pida y efectiva de demoler y construir. De esta forma nacieron los Labors, gigantescos robots pilotados perfectos para realizar tan pesadas tareas. Sin embargo, esta innovaci贸n no trajo s贸lo beneficios. Los criminales advirtieron del potencial de estas m谩quinas para sus fechor铆as y empezaron a robarlas y utilizarlas, sembrando el caos por la ciudad. Con el objetivo de detener esta nueva forma de delincuencia, la polic铆a decidi贸 crear una unidad especial compuesta por dos grupos de Labors, el SV-1, liderado por la brillante Shinobu Nagumo, y la SV-2, liderado por el inteligente y apacible Gotohcon fama muy distinta. Mientras el primer grupo disfruta de una gran reputaci贸n, el segundo tiene fama de crear m谩s problemas de los que resuelve. No obstante, la llegada de la joven Noa Izumi a este segundo grupo parece que revolucionar谩 las cosas. Todo sea por proteger a la ciudad a bordo de隆los Patlabors!

POR EL AMOR Y LA JUSTICIA

El ambicioso proyecto de Patlabor comenz贸 en 1988 a trav茅s de una serie de OVAs compuesta por seis cap铆tulos y un manga dibujado por Masami Yuuki. La acogida fue excelente, lo que anim贸 a Headgear a crear una serie de televisi贸n tras la introducci贸n que constitu铆an los OVAs. As铆, en 1989 y a trav茅s de 47 cap铆tulos, somos testigos del d铆a a d铆a de la segunda secci贸n de Patlabors. Este anime ha sido tra铆do a Espa帽a por Jonu Media a trav茅s de su l铆nea Millenium Edition.
Como serie televisiva de finales de los ochenta que es, no esper茅is un apartado t茅cnico alucinante, porque no lo encontrar茅is. Sin embargo, se nota un esfuerzo especial en 茅l, exprimiendo al l铆mite sus posibilidades, a lo que ayuda mucho los dise帽os de personajes de Akemi Takada. La animaci贸n no est谩 nada mal, al igual que los dise帽os mec谩nicos, not谩ndose a la legua que datan de los ochenta, con ese estilo tan propio de la 茅poca. As铆 pues, pocos reproches se le pueden hacer a este anime teniendo en cuenta las circunstancias. Sin embargo, y como en toda obra que se precie, el principal motor de la serie es el gui贸n y, ciertamente, se puede decir que en ciertos momentos destaca sobre la media. Los episodios de Patlabor se pueden dividir a grosso modo en dos grupos: las misiones a bordo de sus Patlabor y los que narran la vida cotidiana y la personalidad de los personajes. Mientras los primeros cumplen perfectamente, con algunos episodios realmente interesantes y trabajados, la chicha se encuentra en los segundos. Sin duda alguna, los momentos m谩s memorables y humor铆sticos son aquellos que se centran en los personajes, en la impetuosa Noa, el bruto Ohta, la fr铆a Kanuka, el responsable Asuma o, sin duda alguna, el mejor personaje de la serie, el capit谩n Gotoh, categ贸rico, mordaz e inteligente. De la relaci贸n entre todos ellos surgen numerosos momentos en los que la carcajada es segura, como es, por ejemplo, en el cap铆tulo 鈥淓l blanco es el capit谩n Gotoh鈥. Igualmente hay que decir que este tipo de gui贸n dista mucho de los ofrecidos en las tres pel铆culas de Patlabor, donde se aboga por una m谩s serio y donde los Labors tiene un papel mucho menos notorio.

隆ALPHOOOOOOONSE!

Patlabor es una serie muy agradable, con ciertos accesos de aut茅ntico talento principalmente en el manejo de los personajes y sus relaciones, constituyendo un gran entretenimiento para todos aquellos a los que no les importa la fecha de sus animes. Despu茅s de todo, esta obra tiene vitola de cl谩sico y, despu茅s de disfrutarla, a pesar de no ser la octava maravilla del mundo, tiene ese carisma que s贸lo ciertos productos tienen.

驴Seguro que no quieres darnos tu opini贸n?

A %d blogueros les gusta esto: