La mujer de la habitación oscura

The Ring fue el desencadenante que hizo que todo el mundo comenzara a conocer en qué consistía el terror japonés, un terror muy alejado a lo que Occidente estaba acostumbrado. Almas en pena, fantasmas, leyendas urbanas, tecnología, grandes urbes como escenarios perfectos, economía de recursos…Esta nueva fascinación por el terror oriental se vio plasmada posteriormente con el estreno y el remake de numerosas películas japonesas de miedo. Esta tendencia ha llegado igualmente al manga, con obras como la propia adaptación al papel de la saga de The Ring, los trabajos de Junji Ito o Shinno Knife o la que ahora mismo procedemos a comentar, que nos llega ni más ni menos que de Minetarou Mochizuki, el autor de la aclamada Dragon Head.¿Quieres conocer a La mujer de la habitación oscura?

Lamujerdelahaboscura01gSÓLO ABRIÓ LA PUERTA…

Hiroshi es un estudiante universitario de lo más normal y que está coladito por Rumi, una clienta del supermercado donde trabaja a tiempo parcial para pagarse sus estudios. Una noche como otra cualquiera, escucha desde su piso cómo alguien llama sin parar a la vivienda de su vecino Yamamoto, otro universitario. Ante la insistencia, no puede frenar su curiosidad y abre su puerta para ver qué ocurre. Tan sencillo gesto cambiará su vida para siempre. Delante de sus ojos se yergue una mujer alta, de liso y lacio cabello negro, mirada perturbadora y cicatrices en las muñecas, vestida con una gabardina y portadora de varias bolsas. A partir de ese mismo momento, Hiroshi y las personas que le rodean comenzarán a vivir una opresora pesadilla de la que será imposible escapar… 

EN LAS SOMBRAS

Minetarou Mochizuki se ganó cierto renombre en Japón con obras cómicas, algunas de las cuales incluso tuvo adaptación cinematográfica. La mujer de la habitación oscura fue un giro drástico en su carrera, donde, a través de una leyenda urbana contada por él mismo, pudimos comenzar a apreciar su capacidad de crear argumentos turbios, talento que explotaría definitivamente en su celebérrimo Dragon Head. Glénat es la encargada de traernos esta obra de tomo único en su edición habitual a 8,95€. 
Nada más echar una ojeada a las páginas de este manga podemos advertir que se trata de una obra de Mochizuki. Ese grafismo sencillo con ciertas dosis de fealdad que tan bien viene a sus obras más agobiantes y que constituye realmente un estilo muy personal, donde algunos gestos y miradas de los personajes pueden transmitirte un escalofrío por toda tu piel. El mangaka también exhibe bastante habilidad al desarrollar el guión. En primer lugar, muchas obras que constan de un solo tomo se ven aquejadas por la falta de tiempo y espacio para poder desarrollar mejor y con más profundidad sus historias, constituyendo mangas irregulares. Mochizuki apuesta sabiamente por una línea argumental sencilla y un puñado de personajes bien definidos desde el principio para que no puedan dañar el ritmo de la historia. Por otro lado, a pesar de atenerse a las reglas del terror japonés, no se subyuga ante ellas, hecho que queda demostrado en un giro de guión que beneficia enormemente al argumento. Se nota que el autor ha planificado bien su obra, adecuándose a la longitud y condiciones de su manga. Esto ayuda a que La mujer de la habitación oscura sea una gran opción tanto para los amantes del terror como para los fans de Mochizuki, constituyéndose como una obra terriblemente entretenida y perfecta para leerla en mitad de la noche. 

DICEN QUE SI UNA MUJER LLAMA A TU PUERTA…

Los mangas de tomo único siempre suelen ser en cierta medida una compra arriesgada. Si bien la inversión no suele ser muy alta, sí hay posibilidad de encontrarnos con obras mediocres, como Japón, de Kentaro Miura y Buronson, o Blood:The Last Vampire 2000 de Benkyo Tamaoki. Afortunadamente, La mujer de la habitación oscura no es de esas. Es una historia de terror que cumple perfectamente su función: dar placer a través del miedo…¿Podrás escapar de La mujer de la habitación oscura?

Indica que te ha gustado...
...y comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *