Disputed Innocence – Capítulo 1

Todas las grandes ciudades del mundo, nos ocultan su pasado, o propiamente dicho su manera de nacer. Como es el caso de la hermosa e imponente Tokio. Localizada en el centro-este de la isla de Honshu, en la región de Kanto, Japón. Es la sede de la vida política, financiera; tanto de la educación, como de la cultura y la comunicación del país. Sus días se rigen por un estricto orden, siendo una de las ciudades con mayor densidad poblacional. El centro, con sus 23 barrios, ocupa un tercio de la metrópolis, esta área es conocida internacionalmente como la ciudad de Tokio. La vida diaria trae consigo la rutina, la cual tiene a sus pobladores acostumbrados, con personas yendo a sus trabajos, comerciantes abriendo sus negocios, gente aglomerándose en el metro y niños concurriendo a las escuelas.
Pero la noche nos muestra una cara diferente, una que nos deleita con su gran abanico de entretenimientos, discotecas, bares, restaurantes, como así numerosos locales transgresores con ambiente homosexual, y transexual, ubicados en el barrio Shinjuku.
Shinjuku es la zona de los rascacielos, un pequeño Manhattan en el corazón de Tokio. Una zona empresarial que ofrecen una mirada majestuosa del lugar y muy cerca el barrio de Kabukicho, zona de prostitución frecuentada por miembros de la Yakusa (la mafia japonesa) que controlan los negocios de la zona, vigilados por el Departamento Metropolitano de Policía de Tokio, quien se encarga de mantener la paz y el orden dentro de la ciudad, lo cual no evita que muchas veces lleguen al punto de enfrentarse en sucesos un poco peligrosos. Sin duda el objetivo de este viaje es contar como nace uno de esos enfrentamientos…

Capitulo 1

Waseda es una universidad privada en Tokio, Japón. Una de las más prestigiosas que ofrece Arte en Literatura, lo cual interesaba mucho a la joven Takeno. Las condiciones de admisión de la universidad corresponden a provenir de un colegio igualmente destacado. La fecha del examen de admisión se acerca y Mika se prepara a estudiar, obteniendo clases extras domiciliarias, supervisadas por un tutor.
Mika Takeno es una joven medio japonesa. Con una madre con descendencia Rusa, es hija única, del comerciante en tiendas electrónicas mas importantes que tiene Shinjuku, Misao Takeno. Una familia clase media-alta que vive en uno de los prestigiosos rascacielos de dicho distrito. Su piso es uno de los más bellos, que hay en la zona. Rodeado de ventanas y maravillosas luces. Muestran como una película, la vida diaria y nocturna de la ciudad.
Con tan solo 18 años, es una joven muy prometedora e independiente, pasa su tiempo estudiando y perfeccionándose, ya que es el próxima heredera de la compañía Takeno. Su interés es totalmente nulo a seguir los pasos de su padre. Su verdadera motivación es la Literatura, su sueño es llegar a ser una destacada escritora como Kawabata Yasunari, y su obra Mil Grullas.
A pesar de mantener sentimientos encontrados, jamás decidió contradecir al jefe de la familia. Su madre una amable y dócil ama de casa, se dedica exclusivamente a brindar amor y confort a su hija y esposo.
Su día comienza, al sonar su despertador.
-Priiiii…
-Ey Mi-Chan…hija… levántate.
-Mm… ¿Que hora es?
-Son las 7. Arriba que tu nuevo tutor llegará pronto.
-Eh… ya me levanto.
Mi-Chan como le decían sus seres queridos, dio un salto de la cama, y corrió al baño, se quitó su pijama, abrió la ducha y se colocó debajo de ella. Hoy mismo el tutor que su padre había contratado por medio de una agencia, llegaría para presentarse.
Saliendo de la habitación, se dirigió a la cocina. Su madre había preparado unos bocadillos, su padre como todo empresario ocupado se encontraba fuera del hogar. El timbre sonó y la empleada domestica se digno a abrir.
-Adelante por favor. Bienvenido a la residencia Takeno.
-Gracias.-La madre de Mika fue hacia la entrada, lo recibió y llamó a la muchacha.
-Bienvenido. Mi nombre es Masha Takeno.
-Mi nombre es Kasuo Tomochi. Un placer.
-Por favor tome asiento.
-Si. Gracias.-Mika se acercó y su madre la presentó.
-Ella es mi hija Mika, pero le decimos Mi-Chan.
-¡Madre!.. Disculpe. Me llamo Mika Takeno es un placer conocerlo.
-Es un nombre con origen ruso ¿verdad?
-Si, la rama familiar materna desciende de inmigrantes rusos.
– Ya veo, el placer es mío Miki. – respondió.
-Ves hija no era para tanto, el señor Tomochi tiene sentido del humor.- mientras reía.
Mika miró a Kasuo con enojo y éste le respondió con una mirada fría.
Era un hombre de alrededor de 38 años, vistiendo un traje negro, su cabello oscuro y sus ojos grandes, mostraba una cara seria. Era relativamente alto y bien proporcionado, para ser un japonés tradicional. Llevaba consigo un maletín color negro de un muy fino cuero, muy ostentoso para un simple tutor.
Después de las relativas presentaciones, la madre de Mika ofreció al tutor unos bocadillos y preguntó como se conformaba su itinerario. Este le respondió, explicándole como trabajaría con Mika de ahora en más y en que temas se dispondría a profundizar.
-¡OH! lo siento. Lo olvidé, pero, tengo un compromiso importante. Si no es molestia mañana vendré a la misma hora, para comenzar con las clases.
-Claro que no. Lo acompaño a la salida. Despídete Mi-Chan.
-Adiós, señor Tomochi.
El hombre se acercó y colocó su mano por sobre la cabeza de la joven, apretando y sacudiendo suavemente.
-Adiós Miki, nos veremos mañana.
Esto hizo que Mika se enfureciera.
Nunca, en ningún otro momento, un tutor la había tomado con tanta confianza el primer día de conocerla, tratándola como una niña. La joven sintió en su interior que esa imagen, escondía algo más que seriedad, a pesar que Kasuo significaba “hombre de paz”, proporcionaba en ella un aire de incomodidad.
Saliendo del prestigioso rascacielos, a la vuelta de la avenida, un auto esperaba a Kasuo. Se acercó, subió al coche y éste arrancó. En el interior del coche, Kasuo tomó su teléfono celular y marcó un número, del otro lado, la voz de un hombre contestó.
-Dime.
-Todo listo jefe. El plan marchas obre ruedas. Ya ingrese al interior y fui presentado. Mañana comenzamos con las tareas de vigilancia.
-Perfecto. Nadie debe descubrirte, necesito esos números de cuenta para la transacción del dinero.
-Quédese tranquilo jefe, yo me encargaré y sacaré la información.
-Con respecto a la muchacha utilízala de la manera que quieras, luego cobraremos rescate por ella.
-OK. Entiendo – Kasuo colgó el teléfono.

La noche cae sobre el distrito de los rascacielos. Un coche grande y brillante con vidrios polarizados, se estaciona en la puerta de un majestuoso hotel, con un prominente logo en la puerta, muestra ser propiedad de la Yakuza. Un grupo de hombres se acercan al coche Lincoln modelo americano. Abren la puerta y una figura masculina con traje oscuro, zapatos escarolados y un maletín negro, baja del coche. Es escoltado hacia a la sala principal. Un hombre mayor, rodeado de cuatro mujeres ligeras de ropa, lo espera sentado con un vaso de whisky en la mano.
-Por fin llegaste, Yoshiro.
-Si jefe, disculpe la tardanza. Aunque prefiero que me llame Kasuo.
-No te preocupes. Dentro de poco esas cuentas serán mías. Y perdona pero tu verdadero nombre es muy pegadizo. – expresó el jefe.
La mujeres que lo acompañaban reían por lo bajo y confortaban al sujeto.
-Hare todo lo que este a mi alcancé.

Tomochi Kasuo aparenta ser un simple tutor de literatura, pero detrás de esa fachada, se esconde su verdadera identidad, una un poco más oscura. Es un miembro fiel de la mafia japonesa. Mas específicamente del clan Nihon-no-ryu (dragones japoneses) una organización dedicada a la corrupción bancaria y política. También mantienen el control sobre la prostituciòn, el contrabando y la venta de drogas en todo el distrito. Su verdadero nombre es Taoka Yoshiro, pero se lo cambió a Tomochi Kasuo, luego de que su padre desertara y fuera muerto por el propio kumicho(jefe supremo) Siendo un gurentai (matón), usa las amenazas y extorsiones para lograr sus fines. Es uno de los principales hombres de confianza del jefe. Y un nuevo trabajo le ha sido encomendado, el cual tiene como objetivo una atractiva y joven estudiante.

Indica que te ha gustado...
...y comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *