Steins;Gate 0

El tema de los viajes en el tiempo y la manipulación del espacio-tiempo, es algo que siempre ha estado ahí. Algo con lo que el ser humano siempre ha fantaseado e incluso se ha investigado. Pero, también es algo muy peligroso con lo que no se debe jugar, algo que es bien sabido que puede cambiar mucho el rumbo de las cosas. Y en esta dinámica es en la que entran los protagonistas de Steins;Gate 0.

Y no volvió a ser el mismo…

Steins;Gate 0Tras la impotencia de no poder salvar a Makise Kurisu en la actual línea del mundo Beta, las vidas de Okabe y el resto de sus amigos tienen que volver a la normalidad. A medida que los días pasan, Okabe ya no ha vuelto a ser el mismo desde lo sucedido en Steins;Gate, hasta que un día asiste a un seminario, donde conoce al profesor Alexis Leskinen y a Maho Hiyajo. Enseguida descubre que Kurisu y sus nuevos conocidos participaban en el mismo equipo de investigación sobre Neurociencia de la Universidad Viktor Chondria.

De este modo, es como Okabe termina conociendo su propyecto: el sistema «Amadeus», con el que tienen como objetivo digitalizar los recuerdos y personalidad de los seres humanos para poder almacenarlos en una máquina. En ese mismo instante, es cuando la «nueva» vida de Okabe da un giro de tuerca, ya que descubre que el interior de Amadeus alberga una réplica digital de la ya fallecida Makise Kurisu.

El comienzo de todo.

Steins;Gate 0 nació a raíz del éxito que tuvo su serie predecesora: Steins;Gate, la cual, a su vez, nació por el éxito de la novela visual del mismo nombre. En esta primera parte, Okabe Rintaro y sus miembros del laboratorio basándose en varias teorías sobre los viajes en el tiempo y su posible factibilidad logran desarrollar con un móvil y un microodnas, una máquina que les permite dar saltos en el tiempo. Desde el punto de vista de un usuario normal, el cual no está muy metido en este tipo de temas, puede resultar algo bastante fantasioso. Pero si se cambia la perspectiva, se atiende a las teorías (muy extensamente explicadas en el videojuego), se va encadenando todo con los posibles resultados de los experimentos, se puede llegar a pensar que es posible crear una máquina del tiempo.

Cierto es que aquí se está tratando un tema muy controvertido, ya que habrá mucha gente que piense: «eso es imposible», «esa teoría no se puede demostrar porque tal cosa puede ser esta otra» u opiniones similares. Pero en verdad, aquí no se está dando por sentada si la teoría X que trata sobre los agujeros de gusano (por ejemplo) es cierta o no, simplemente se está hablando de un «¿y si esto ocurriese?», «¿y si se lleva a cabo?». Por tanto, al falsear esta teoría y demostarla, la serie se sumerge por completo en su argumento principal, que no es ni más ni menos que hablar de lo que puede provocar el realizar cambios en el transcurso del tiempo. Jugando así entre lo que «el destino» da por sentado y lo que «el humano» puede llegar a cambiar o no. Es decir, supuestamente hay ciertos acontecimientos a lo largo de una línea X que son esenciales y no se pueden cambiar y si se logran cambiar, cambiarían por completo la continuidad de la historia a lo largo de esa línea X. Llegados a este punto, se empieza a hablar de la convergencia y cómo la propia línea del mundo es capaz de reencauzar los acontecimientos para que el resultado sea el mismo. Y aquí es cuando entra en juego el factor humano, ya que por naturaleza somos egoístas y lo queremos todo, y muchas veces sin pensar en las posibles consecuencias.

Por lo general, quienes hemos visto series, películas y novelas de ficción en las que se habla de los viajes en el tiempo, tenemos muy claro que un mínimo cambio puede crear una catástrofe en el futuro. Y Steins;Gate extrapola este concepto a «¿qué harías si tuvieses que elegir entre el amor de tu vida y tu amiga de la infancia?». Son dos amores muy diferentes pero a la vez intensos, y como en cualquier «juego de citas», únicamente te puedes quedar con una de ellas. Por lo que, Okabe termina por tomar la dura decisión de quedarse con su amiga de la infancia. Pero ahí no termina la cosa, y es que, los miembros del equipo de investigación sobre Neurociencia de la Universidad Viktor Chondria desarrollan un sistema llamado Amadeus. De este modo, «Kurisu» vuelve a entrar en la vida de Okabe pero esta vez como una Inteligencia Artificial, puesto que Amadeus almacena la personalidad y recuerdos de Makise Kurisu, pertenecientes a la primavera anterior de conocer a Okabe.

Añadiendo este ingrediente a la receta, se puede hablar también sobre la relación sentimental entre un ser humano y una Inteligencia Artificial. Y es que, ¿un ser humano es capaz de poder vivir toda su vida al lado de una Inteligencia Artificial como pareja? Es decir, ¿es capaz de poder llegar a ver a una máquina como algo más, no solamente como lo que es? Lo cierto es que, platónicamente hablando sí es posible que se pueda ver así, pero ¿qué puede ocurrir pasado un tiempo?. El ser humano debe ser capaz de discernir entre ambos y pensar racionalmente, y es lo que en muchas ocasiones se le está recordando a Okabe a lo largo de la serie. Mientras nuestro protagonista se debate entre cambiar la línea del mundo para llegar a lo que él denomina Steins;Gate, una utopía, la Tercera Guerra Mundial está a la vuelta de la esquina. Y esto mismo es lo que lleva al espectador a plantearse qué haría él en el lugar de Okabe Rintaro.

Interesante pero tedioso

Steins;Gate, la primera parte, ya tardaba bastante en entrar en materia. Y es que, tras una exposición bastante larga, de unos 12-13 episodios, la serie entraba a hablar del argumento principal, lo cual se hizo pesado. Pero el mayor problema que tiene Steins;Gate 0 es que ese tedio lo lleva a extremos impensables, alargando muchísimo más la exposición de personajes e incluyendo episodios absurdos, los cuales no avanzan nada de la historia. Steins;Gate 0 se centra demasiado en desarrollar las historias secundarias de los diferentes personajes en lugar de ir más al grano. En muchas ocasiones esto no es un gran fallo, pero en este caso, y al alargarlo tanto, llega a ser pesado y a aburrir al espectador. Y más todavía, cuando llegados los últimos episodios aceleran a un ritmo ridículo, llegando a resumir el argumento principal en dos o a mucho tres episodios.

Pensando en lo dicho en el párrafo anterior, ¿es una serie recomendable para ver?. Esta sería una pregunta difícil de responder, puesto que los que somos más puristas y disfrutamos como enanos de Steins;Gate, a pesar de ser un tedio, la tenemos que ver. Tenemos esa necesidad de saber cómo terminan las cosas, en qué desembocará todo lo ocurrido y qué es lo que sucederá al final. Pero si ese no es tu caso, lo más seguro es que esta serie te termine aburriendo en los 2-3 primeros episodios y termines por pensar que has perdido ese preciado tiempo de tu vida.

Indica que te ha gustado...
...y comparte

¿Seguro que no quieres darnos tu opinión?