¿Qué es lo que puede salir de la unión explosiva entre Rin Taro,Katsuhiro Otomo y «San» Osamu Tezuka?Pues,ni más ni menos,una de las mejores películas de anime de los últimos años.Estrenada(sorprendentemente)en nuestros cines el 24 de mayo de 2002(eso sí,en cuatro salas mal contadas y casi nula publicidad)y alabada por la crítica cinematográfica de nuestro país,Metrópolis,inspirada en la antigua película homónima de 1927 del alemán Fritz Lang,nos presenta un tema recurrente en la fantasía del hombre:la convivencia entre seres humanos y robots.

MetropolisMetrópolis,UNA CIUDAD DIFERENTE

En un futuro perdido cronológicamente,Metrópolis es una inmensa ciudad donde los humanos y los robots intentan vivir en armonía.Esta ciudad está gobernada por el Duque Rojo,que obliga a los robots a realizar los trabajos forzados.La inteligencia artificial de la que disfrutan éstos hace que provoquen numerosas revueltas,reprimidas con dureza por las fuerzas del orden.De este modo,nos encontramos con una sociedad dividida en estamentos donde no faltan las tensiones.Entre todos estos acontecimientos, llegan a Metrópolis el detective Shunsaku Ban y su sobrino Kenichi,que buscan a un misterioso científico llamado Laughton,que está construyendo una peligrosa arma.Sin embargo,pronto descubrirán que tras la construcción de esa arma se esconden intereses muy ambiciosos y poderosos,derivando en un objeto de un gran valor sentimental para su promotor:una bella robot llamada Tima,que,sin comerlo ni beberlo,se convertirá en la pieza que puede acabar con el mundo… 

LA UNIÓN DE TRES GENIOS

Metrópolis es el resultado de la unión de tres de las vacas sagradas del manga y el anime.La película se basa en el manga homónimo del gran Osamu Tezuka(Astroboy,Black Jack,Jungle Taitei…)realizado en 1949.La dirección recae en Rin Taro(Galaxy Express 999,Record of Lodoss War,X…)y el guión está firmado por Katsuhiro Otomo(Akira,Roujin Z,Memories,Spriggan…).Con sólo mencionar estos nombres uno ya sabe que se encuentra ante una empresa tremendamente ambiciosa.Y desde luego que no nos han defraudado.Apoyados por Yasuhiro Nagura en el diseño de personajes,Shuichi Hirata en la elaboración de los fondos y Toshiyuki Honda en la banda sonora,Metrópolis se erige como una obra imprescindible no sólo para los aficionados del anime,sino para los de la animación en general e,incluso,para los cinéfilos,a pesar de su aparente tozudez a rechazar todo aquello que sea «animación a lo Pokemon«. 
Muchos seguro que encuentran un gran parecido entre ésta película e Inteligencia Artificial de Steven Spielberg,pero enseguida encontramos elementos que rompen esa unión.La más evidente es que el manga de Osamu Tezuka data de 1949.Sin embargo,para los que no conozcan ese dato,seguro que no asocian la idea del futuro de ambas películas.Ésto se debe a que la verdadera influencia de la película de anime es la película homónima del maestro alemán Fritz Lang,donde,en vez de presentarnos un futuro apocalíptico(similar a Akira del mismo Katsuhiro Otomo,sin ir más lejos),nos da un punto de vista de una gran ciudad al estilo del Nueva York de principios del siglo XX,con un aspecto profundamente «retro».A los que se esperan grandes ciudades de hierro y cristal,que lo vayan olvidando. 
El apartado técnico de Metrópolis es muy peculiar y puede llegar a incomodar en un principio a más de uno.Los fondos son impresionantes,prácticamente reales,colosales.Sin duda alguna,las distintas panorámicas de la ciudad son para olvidar por completo el desarrollo de la película y disfrutar de ellas por completo.A ésto también hay sumar otros elementos como las explosiones o las condiciones meteorológicas(esos copos de nieve…).Pues bien,en medio de estos escenarios de última generación se pasean personajes diseñados a la manera del maestro Tezuka:malos con inmensas y afiladas narices, personajes de grandes bigotes…Incluso Kenichi recuerda sospechosamente al celebérrimo Astroboy.Ésto puede chocar en un primer momento,pero ambas tendencias están tan bien mezcladas que pronto te olvidarás de ello.Lo dicho,el apartado gráfico se merece un 10.Por otro lado,la banda sonora le viene como anillo al dedo a la película.Jazz y blues se conjugan para dotar de vida Metrópolis.Especialmente memorable es la utilización de esta banda sonora en la gran escena final de la película. 
A pesar de ser una obra original de Osamu Tezuka,se nota,especialmente,la influencia de Katsuhiro Otomo en la película.Todos aquellos que ya hayan visto la película ya sabrán a lo que me refiero.se nota que la parte final de la película ha sido desarrollada por él,con un guiño descarado a suAkira.Seguro que deja un buen sabor de boca a todos los otakus(aunque eso sí,pobres aquellos que vieron la crítica de la película del ABC antes de verla,porque el redactor,a pesar de otorgar cuatro estrellas a Metrópolis y alabarla por completo,reventaba el final). 

¿NOS VAMOS A Metrópolis?

Sin duda alguna,Metrópolis es una obra digna de ser recordada.Incluso en un país tan reacio a la animación japonesa como España,ha levantado críticas muy favorables desde que se pudo ver por primera vez en nuestro país en el Festival de Sitges.Por eso resulta más vergonzoso el tratamiento que ha tenido esta película en nuestras salas,donde sólo se han repartido 20 copias por toda España y que ha tenido casi una nula publicidad(sólo llegué a ver un anuncio en el periódico de El Mundo el mismo día de su estreno).Esta película podría haber cambiado la opinión del anime en nuestro país,como ya empezó a hacer La princesa Mononoke y que,esperemos,continúe la próxima obra de Hayao Miyazaki, El viaje de Chihiro.En todo caso,todo aquel que no haya visto la película en el cine tendrá una nueva oportunidad en vídeo y DVD,una oportunidad que todo otaku no puede perder.

Indica que te ha gustado...
...y comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *